Este shabat previo al comienzo de una de las festividades más importantes de nuestro calendario, la festividad de Pesaj, es conocido como shabat hagadol, el gran sábado.

Cuenta la tradición oral, que el pueblo de Israel en Egipto se preparó ese sábado para la próxima salida de la esclavitud tomando un cordero que sería sacrificado en la víspera del Éxodo.

Ese cordero que era una divinidad para los egipcios, nos indicaba que ya los hebreos comenzaban sin temor a desafiar a las divinidades de sus opresores y se observaba un espíritu de prelibertad.

Este shabat hagadol leemos en la Tora la segunda parasha del libro de Levítico, la parasha Tzav. La palabra tzav significa ordena, y es la raíz de la palabra mitzva mandamiento. También puede significar unión, por lo que uniendo ambas acepciones podemos explicar que a través de la observancia de los mandamientos puedes unirte al Creador y traer armonía al mundo en el que habitas.

La parasha comienza dándole órdenes a los cohanim, sacerdotes.

En realidad los primeros capítulos del libro de Levítico se dirigen claramente a los sacerdotes en cuanto a sus tareas que se desarrollaban en el santuario y luego en el Templo cuando este fue construido.

Una de las primeras tareas que debían realizar era vestidos con sus sencillas ropas de lino sacar, es decir barrer, las cenizas que quedaban luego que se consumía la ofrenda ola. Esta ofrenda se quemaba íntegramente sobre el altar, por lo que como residuo dejaba un montón de cenizas. Estas eran barridas por los cohanim, que las sacaban del santuario.

Para esta tarea de simple limpieza, los sacerdotes no tomaban personal de dedicado a ella, sino que ellos mismos cumplían esa tarea. En realidad todas las tareas que se realizaban en el santuario, desde las más simples hasta las más sofisticadas eran realizadas por ellos mismos.

Desde barrer las cenizas hasta hacer las ofrendas más importantes eran tarea desarrollada por los sacerdotes de manera personal, sin delegarla en nadie más.

Aquellos que estaban en lo más alto del escalafón social del pueblo de Israel debían hacer las tareas más inferiores cuando correspondía, en señal de humildad y como forma de contrarrestar todo indicio de soberbia y altanería.

Algo parecido relata el midrash de Ioshua, el sucesor de Moshe, de quien se dice acomodaba personalmente las sillas en los auditorios que escuchaban las enseñanzas de Moshe ( Bamidbar Rabá).

Al acercarnos a la festividad de Pesaj, en este shabat hagadol, podamos aprender del mensaje de los cohanim que acometían todas las tareas asignadas desde las más simples y poco glamorosas hasta las más complejas y elevadas con el mismo entusiasmo y compromiso.

Shabat shalom!!!

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 


Si sabes de alguien que no está recibiendo el jadashot envíanos sus datos a socios@sefaradies.cl
 
Campaña de actualización de datos de socios y amigos
de la Comunidad Sefaradí.



Esta información será utilizada sólo en la base de datos de nuestra Comunidad para así estar presentes en los momentos más importantes de tu vida y darte una mejor calidad de servicio a ti y a tus seres queridos. Envíanos la información a:

socios@sefaradies.cl


Actualiza tus datos on-line

>>>AQUÍ