La parasha que leemos en este shabat es la parasha Ki Tisá. Esta parasha nos indica que D-s deseaba censar al pueblo y a la vez que contribuyeran a la construcción del Mishkan, el Tabernáculo que cumplía las funciones de lugar de reunión para el culto.

Para ello determino que los varones de veinte años en adelante, quienes eran los que servían en el ejército debían contribuir con una moneda de medio shekel, conocida como shekel hakodesh (siclo sagrado)

La expresión “siclo sagrado” (shékel hakodesh) no significa que la moneda llamada shékel es sagrada en sí misma, sino que es la unidad de valor utilizada por la Tora para las tasaciones monetarias de objetos consagrados.

Di-s le mostró a Moshé, dice el midrash, una especie de moneda de fuego cuyo peso era de medio siclo y le dijo: “Como esto entregarán” (cada uno). El censo incluía solamente a los varones adultos, de más de 20 años y no a las mujeres. Con respecto a los siclos de plata, los pobres y los ricos tuvieron la misma participación. Es decir debían contribuir de la misma manera, la misma cantidad.

En la tradición judía no es de buen augurio contar a las personas, por lo que la manera de hacer el censo en el desierto era una forma de contar indirecta. Se contaban las monedas y así se sabía cuántas personas había.
Hasta el día de hoy no es costumbre si queremos saber si hay un minian (quórum) de diez personas en la sinagoga para recitar ciertas plegarias, contar a las personas de manera directa, sino que se recita un versículo bíblico que tiene diez palabras y si faltan palabras es que faltan personas para completar el minian.

Preguntan algunas comentaristas porque el aporte debía ser un medio shekel y no un shekel entero.

Y algunos explican que el entregar la mitad de un todo nos enseña que nadie es por si solo completo.

Todos necesitamos del aporte del otro ya sea en la comunidad, en la sociedad o en el ámbito en que activemos.

Nadie es un todo o algo completo, siempre somos la mitad de algo y necesitamos del aporte de nuestro compañero, vecino, conciudadano o correligionario para completar algo.

Nunca seremos algo completo sino nos complementamos con el prójimo que es nuestro hermano.

D-s necesita de todos, porque nadie sobra, y todos necesitamos de los demás, porque nos somos todopoderosos y omnipotentes.

Podamos complementarnos en el mundo en el que vivimos y entregar nuestro medio shekel al mundo.

Shabat Shalom!!!

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Si sabes de alguien que no está recibiendo el jadashot envíanos sus datos a socios@sefaradies.cl
 
Campaña de actualización de datos de socios y amigos
de la Comunidad Sefaradí.



Esta información será utilizada sólo en la base de datos de nuestra Comunidad para así estar presentes en los momentos más importantes de tu vida y darte una mejor calidad de servicio a ti y a tus seres queridos. Envíanos la información a:

socios@sefaradies.cl


Actualiza tus datos on-line

>>>AQUÍ