La revelación que se entregó a los Bne Israel ante el monte Sinaí constituye un acontecimiento único y especial que no se repetirá más y que representa el momento más sublime de la nación hebrea.

Así fue, que en el mes hebreo de Siván, en medio de una gran nube, entre truenos y relámpagos, la comunicación directa con la Divinidad, se dio por primera vez. Y así fue, que los Diez Mandamientos, fueron transmitidos a todo el pueblo.

¿ Porqué los Mandamientos fueran dichos en singular y no en plural? Acaso no le habló la Divinidad a todo el pueblo allí reunido. Al parecer había una intensión más allá de los mandamientos en sí, y que era que todo el pueblo en particular los recibiera. A partir del texto en singular, todos pueden decir que se le hablo a él, de manera íntima y directa. Por otro lado, encontramos que esta experiencia que tuvo el pueblo, nunca se volvió a repetir. Fue un acontecimiento único de características inéditas.

Sin embargo, es asombrosa la respuesta del pueblo ante este acontecimiento: “Ellos dijeron a Moshé: -Tú habla con nosotros y nosotros escucharemos. Porque si hablaremos con D-s moriremos” (Éxodo 20:16). El Pueblo demostró un temor ante D-s difícil de entender.

Fue a partir de allí que la institución del profeta se convirtió en el mediador de la palabra divina y del transmisor de los mensajes de D-s.
Hay quienes sostienen que este temor estaba dado en función a la ignorancia del pueblo de Israel. Ignorancia que hace no conocer para no comprometerse. Si conocemos que se nos está diciendo, es muy difícil que no nos hagamos cargo de lo que se nos está presentando. Y justamente esto fue lo que aconteció con el Pueblo de Israel. Tenían miedo de conocer y respetar lo que se les estaba pidiendo que cumplan.

Es en este punto, que creo que hoy en día, muchos somos los que no queremos escuchar lo que se nos presenta para no hacernos cargo y asumir la responsabilidad que ello conlleva. Porque no permitirnos escuchar la palabra Divina, la cual busca que seamos mejores personas, y que disfrutemos más de lo que tenemos?

Porque no escuchar las palabras de la Torá, que son, una guía para una vida plena, colmada de regocijo y buenos momentos?
Explican los comentaristas, que la Torá no solo fue entregada a la generación de Sinaí, sino que también nos llegó a nosotros. Todos estuvimos allí de pie, todas las generaciones. Nosotros también estábamos allí, nuestros antepasados y nuestros descendientes escuchando los mandatos Divinos.

Podamos nuevamente escuchar estas palabras de Torá, palabras que nos orientan y guían a una vida mejor, y que por sobre todas las cosas, nos acompañan siempre, palabras que nos ayudan a construir una sociedad más justa y menos desigual.

Shabat Shalom!!!

 

 

 

 

 


 

 

 

 




 

 

 

 

 


Si sabes de alguien que no está recibiendo el jadashot envíanos sus datos a socios@sefaradies.cl
 
Campaña de actualización de datos de socios y amigos
de la Comunidad Sefaradí.



Esta información será utilizada sólo en la base de datos de nuestra Comunidad para así estar presentes en los momentos más importantes de tu vida y darte una mejor calidad de servicio a ti y a tus seres queridos. Envíanos la información a:

socios@sefaradies.cl


Actualiza tus datos on-line

>>>AQUÍ