Kabalat Shabat: 19:30 hrs.
Shajarit: 9:00 hrs.

Encendido Velas: 20:38 hrs.
Shabat concluye: 21:39 hrs.
Tefilin: Lunes y Jueves 8:30 hrs.


22 20 20 330
  Nº 596 Año 12 - Viernes 6 / Enero / 2017 - 8 / Tevet / 5777
 


¡BIENVENIDO!


Parashá Va Yigash / ןיגש פרשת por Rab Dani

Vaigash, es el final de los maravillosos relatos sobre Iosef y sus hermanos. Como ocurre con Thomas Mann y con toda buena novela, las últimas páginas nos llevan al punto máximo del suspenso, del drama y de la emoción. Se escribieron aquí varias de las frases más lindas y emotivas de la Torá.

Lehudá aún no sabe que el hombre importante delante del cual está parado y con el que trata de conciliarse, es su hermano Iosef. Él lucha por su hermano menor Biniamín, entre cuyas pertenencias se encontró la copa de oro del segundo del rey de Egipto.

Su discurso frente al “gobernador egipcio” demuestra los profundos cambios que ocurrieron en su personalidad. Él ya no era más el hermano celoso, que quería desligarse de “El soñador”, el hijo amado de su padre. Él ya no era más el hombre que propuso a sus hermanos: “Vamos y vendámoslo a los Ismaelitas” (Génesis 37:27), y que no dudó en romper el corazón de su padre cuando él y sus hermanos le dijeron: “Esto hemos encontrado. Reconoce ahora si es la túnica de tu hijo o no” (Génesis 37:32), cuando le mostraron la túnica de Iosef empapada de la sangre del cabrito.

El Iehudá que habla delate de Iosef es un hombre maduro con características de líder. Él es quien asume la responsabilidad de sus acciones y de las de sus hermanos. A pesar de no saber si alguno de ellos robó la copa, él dice: “¿Qué habremos de decir a mi señor? ¿Qué habremos de hablar? ¿Cómo habremos de justificarnos? Dios halló el delito de tus servidores...” (Génesis 44:16). Iehudá entiende en lo profundo de su corazón que ellos están siendo castigados ahora por otro delito, y así lo explica Rashi: “Sabemos que no hicimos nada malo, pero Dios quiso que así fuera; encontró el acreedor la ocasión para cobrar la deuda”. (Génesis 44:16, sobre las palabras “Dios halló”). El delito del que se habla es, obviamente, la venta de Iosef en manos de sus hermanos. Y Iehudá asume la responsabilidad sobre este hecho de manera personal.

Iehudá también se transforma en una persona sensible, que entiende el dolor que causó a su padre. Él ruega ante el segundo del rey de Egipto: “Y ahora, permanezca, por favor, tu servidor en lugar del joven como esclavo para mi señor, pero que el joven ascienda con sus hermanos. Pues ¿cómo ascenderé a mi padre y el joven no está conmigo? No sea que vea yo el sufrimiento que podrá sobrevenir a mi padre”. (Génesis 44:33-34). Iehudá está dispuesto a ser esclavo a cambio del retorno de Biniamín a Iaacov. Él sabía que si Biniamín no volvía con ellos, su anciano padre no iba a sobrevivir, porque “su alma estaba unida a su alma” (Génesis 44:30). Estas palabras tocan profundamente el corazón de Iosef: “Y no pudo Iosef contenerse...y alzó su voz en llanto...Y dijo Iosef a sus hermanos: Yo soy Iosef. ¿Aún vive nuestro padre?” (Génesis 45:1-3).

El emotivo relato termina bien. Los hermanos se reconcilian después de años de separación, con llanto y abrazos. Iehudá, el verdadero héroe de esta parashá, vuelve fortalecido y preparado para su función de futuro líder.

Tantas discusiones existen en nuestro mundo, nuestro país y en nuestro pueblo entre los diferentes grupos, entre seculares y religiosos, entre las diferentes corrientes, entre ricos y pobres, entre personas que pertenecen a partidos políticos diferentes, entre maridos y mujeres, entre padres e hijos, entre hermanos. Espero que en este nuevo año, encontremos entre nosotros líderes como Iehudá, que puedan encontrar los caminos y las palabras para llevar a nuestro pueblo a la conciliación y a la paz. Y así se cumplirán las palabras del profeta Ezequiel de la haftará que acompaña a nuestra parashá: “Y los transformaré en un solo pueblo en la tierra, en las montañas de Israel...”. (Ezequiel 37:22).

ACTIVIDADES & EVENTOS

Marzo
Sábado 4 Matrimonio Ricardo Fainberg- Claudia Alarcón
Domingo 5 Matrimonio Michelle Hites - Katsz
Sábado 11 Shajarit Bar Mitzva Dámaso M. Alvarado Carvallo
Sábado 11 Purim
Sábado 18 Shajarit Bar Mitzva David Zang

Abril
Sábado 1 Shajarit Bar Mitzva Martin Benado

LIBRO DE LA SEMANA por Joyce Abeliuk Djimino

Título: Manual para mujeres de la limpieza
Autor: Lucía Berlin
Género: Cuentos
Editorial: Alfaguara, Argentina, 2016

Lucía Berlín nació en Juneau, Alaska, 1936-Marina del Rey y falleció en California el 2004. En su juventud, debido al trabajo de su padre, vivió un período en Chile. Pertenece a esa clase de escritoras estadounidenses “perdidas y halladas en el templo”. En el templo de la literatura, en este caso. Es una especie de club involuntario al que pertenecen mujeres de vida difícil o problemática: Shirley Jackson, Anne Sexton, Elizabeth Smart, la misma Dorothy Parker…

El caso de Berlin es peculiar porque empezó a publicar (no a escribir) muy tarde y sólo a finales del pasado siglo se la comenzó a leer y reconocer como una narradora excepcional. Al respecto Marion Wink (Newsday) se pregunta cómo una mujer así pudo pasar desapercibida por tanto tiempo y solo tras años de injusto olvido se publicaron sus relatos. Elizabeth Geoghean en The Paris Review escribe que la prosa de Berlin desciende de Proust y de Chejov, aunque su escritura es totalmente singular, y dice no comprender como el mundo tardó tanto en descubrirla.

A Lydia Davis -otra gran cuentista - le recuerda la franqueza y objetividad de William Carlos William, aunque la vida agitada de Berlin, que impregna a los personajes y escenarios de sus cuentos, contrasta con la tranquila prosa del gran poeta.

En realidad, todo cuanto relata Berlin tiene tal olor a verdad que resulta evidente el uso de su experiencia personal para componer sus cuentos. Conoce muy bien los mecanismos del relato, como lo demuestra en el cuento titulado “Punto de vista”, un ejercicio de interrelación entre autora y personaje muy sugerente; en “Hasta la vista” contemplamos el paso del tiempo sobre una relación, la felicidad que contiene y sobre los reflejos de esa felicidad cuando la vida se ha convertido simplemente en una costumbre; “Penas” es una construcción literaria admirable del dolor escondido para aliviar otro dolor… En fin, para qué seguir: todo el libro es de primera. Las mujeres de sus relatos están desorientadas, pero al mismo tiempo son fuertes, inteligentes y, sobre todo, extraordinariamente reales. Ríen, lloran, aman, beben: sobreviven muchos de sus relatos en sucesos de su propia vida. Nada de lo que escribe está de más.

Las historias de Lucía Berlin son eléctricas, vibran y chisporrotean. Logran seducir la mente del lector, fascinarla y lograr en ella una descarga que hace que las sinapsis se disparen y el cerebro esté en permanente funcionamiento.
Parte de la chispa de la prosa de Lucía Berlin a veces tiene un ritmo fluido y tranquilo, equilibrado, espontáneo, fácil; a veces entrecortado, veloz, telegráfico.

El olor a verdad lo percibe el lector en cuanto empieza a leer. No se trata tanto de que cuente su vida, sino que lo que cuenta y, sobre todo, la manera de decir las cosas, posee una naturalidad fascinante. Cuenta como si se tratara de su propia vida (y en muchos casos lo es, en toda clase de detalles y anécdotas), pero habla de una experiencia humana que va más allá de lo personal, que se pone énfasis en lo significativo, que se abre al mundo en vez de quedarse en el ámbito y la crónica de la propia vivencia. Uno de sus hijos dijo después de que muriera:” Mi madre escribió historias verdaderas, no necesariamente autobiográficas, pero por poco”.

La espontaneidad, aquí, no es solo moral o social, es pura estética. A Berlin tampoco le importa soltar el relato una vez que ha conseguido decir lo que quiere.. Su escritura parece saltar de una cosa a otra, como quien mira una habitación llena de objetos varios y mira sin orden, pero sabiendo perfectamente de qué habitación se trata. En realidad, el momento mágico de su escritura llega cuando el orden se revela y uno comprende que todo tiene su lugar por desconcertante, emotivo o cruel que parezca, y que la vida, como la escritura, consiste en ser receptivo y no dejarse vencer por la apariencia de los demonios. La mirada del artista es la que, donde los demás ven lo obvio, ella ve lo distinto.

Este libro es una antología de 43 relatos basados en la vida itinerante de la autora, una mujer muy bella, casada tres veces, alcohólica, que trabajó duramente en toda clase de oficios para mantener a sus cuatro hijos. Cuenta vidas desastradas en las que el desastre se acepta con normalidad; no tiene reparo en mostrar la miseria humana; la degradación, la vulgaridad, la fealdad, la suciedad aceptada ni la ternura o la emoción de los inadaptados. Sus personajes son gente maltratada por la vida y por sí mismos, pero también audaces, que van de frente, con una intrepidez y una inconsciencia admirables. En el orden de los cuentos se advierte el paso del tiempo sobre la autora, lo que nos permite ver en ella el trayecto de la juventud a la vejez, lo que resulta muy sugestivo.


Para verla en Netflix: “Tormenta de arena”(Sufat Chol) por Leonardo Navarro Alaluf

Película israelí del 2016, ganadora del Festival de Sundance y premiada en casi todas las categorías por la Academia de Cine de Israel, además de numerosos otros premios y menciones (32 en total), que nos cuenta la historia del choque, en una aldea al sur de la actual Israel, de dos mujeres beduinas (madre e hija) con las milenarias costumbres de su pueblo.

El film está dirigido por Elite Zexer, una nueva y prometedora realizadora israelí, titulada en la Universidad de Tel Aviv. Hasta la fecha había realizado sólo algunos cortometrajes premiados y exhibidos en el circuito de los festivales de cine. “Tormenta de Arena” es su primer largometraje de ficción.

La película narra la historia de Jalila (Ruba Blal-Asfour), la primera mujer de Suliman (Hitham Omari),un hombre que trae una nueva esposa a la familia, mientras su hija Layla (Lamis Ammar) tiene un amor secreto en el colegio. Esto pone a Jalila en una verdadera encrucijada: respetar los deseos-órdenes de su marido, apegados a las tradiciones ancestrales, o buscar alguna fórmula para evitar que se repita en su hija el drama de las mujeres de su cultura.

Teniendo este argumento, indiscutiblemente melodramático, como punto de partida, la joven directora desarrolla un relato complejo, que no reduce la realidad a blanco o negro, sino que la muestra en todos sus matices, profundizando en el lugar de la mujer en el mundo musulmán y la intrincada psicología de sus personajes. En efecto, el padre no parece, inicialmente, un hombre conservador, por el contrario, envía a su hija a la escuela y planifica que luego continúe en la Universidad, incluso le enseña a manejar su desvencijado vehículo. Duro será para Layla descubrir que, como suele ocurrir, la presión y las trampas del medio social pueden borrar de una plumada estos signos incipientes de un cierto progresismo, llevando al padre a hacer lo que la sociedad espera de él.

Así, para la realizadora no hay individuos culpables o condenables: es el sistema el que los tiene atrapados y los empuja a actuar según su lógica inalterable, idea que se refuerza con el inteligente y realista desenlace del film (que por supuesto no les contaré).

Un film profundamente enraizado en la dinámica de la vida cotidiana, en los detalles del quehacer de cada día, de narración simple y poco discursiva (por momentos me recordó las películas de John Cassavetes), con potentes actuaciones en un estilo naturalista, tanto que pareciera que no se trata de actuaciones, sino de personajes viviendo su vida diaria. A esto contribuye un guión convincente y una fotografía atractiva, que nos muestra los hermosos paisajes desérticos sin rebuscados malabarismos (lo que a menudo es más difícil de lograr).

El mundo que nos muestra la película es como es; el sistema es como la Matrix (¿recuerdan la película?) y el individuo debe resignarse ¿o no es así? ¿hay alternativas? ¿cuáles?

Importantes interrogantes quedan planteadas y cada espectador les dará su respuesta: ¿es admisible en el siglo XXI la poligamia?, ¿hasta dónde es permisible que las jóvenes mujeres no puedan buscar y decidir su propio destino?, ¿podrían madre e hija haber hecho otras elecciones?, ¿tiene límites la búsqueda de la paz en el hogar?, a final de cuentas ¿debemos aceptar todo lo que la tradición y cultura de nuestro pueblo parece exigirnos?

Tal vez encontremos las respuestas en ese intensa mirada, hacia el final del film, de la hermana más pequeña y podamos así mirar el futuro con esperanzas.

Una gran película política, aunque en ella no se hable de política, un emotivo relato de la búsqueda de la libertad y el amor en medio del autoritarismo machista, con un mensaje triste y formativo, cuyo desenlace deja casi sin palabras.

Para terminar, digamos que pese a sus numerosos méritos, esta película no alcanza los niveles superiores logrados por la película franco-turca Mustang (Deniz Gamze Ergüven, 2015), que hace algún tiempo exhibimos en nuestros Martes de Cine y comentamos en Jadashot, la que desarrolla una temática similar con mayores logros visuales y un argumento que incorpora estilos narrativos más ricos.

Aún así vale la pena verla pues destaca en el mar de mediocridades de nuestra cartelera santiaguina. Por supuesto, no la encontrará en las multisalas, sino en esa maravilla que, por ahora, es NETFLIX.

Feliz Cumpleaños / יום הולדת שמח


Comunidad Israelita Sefaradí sueltamos a ti un kumpleanyos alegre.
Munchos anyos buenos, salud i vidas largas, asta sien i vente!!"

 

6
Alberto Telias Neira
Patricia Coron Pak
Sergio David Zamorano Neiman
Abraham Norambuena Nachari
David Nachari Benquis

7
Eduardo Arueste Hasson
Jose Alaluf Israel
Jozsef Markovitz Alarcón

8
Alma Fredes Garcia
Yolanda Vda. De Levy Navarrete Recabarren

9
Jack Misistrano Assael
Jana Soto Del Valle
Marcelo Wolff Reyes

10
Alberto Caro Gewerc
Gerardo Behar Misraji

11
Cecilia Barrientos
Clara Breitling Alvo
Marcelo Kauderer Rajchberg

12
Francisca D. Altamirano Alegria
Henry Ergas Ventura
Nelson Katanella Saul
Jacko León


RECORDACIONES COMUNIDAD ISRAELITA SEFARADÍ
Este Viernes 6 y Sábado 7 de Enero: 9 al 15 Tevet
dedicaremos el Kadish de duelo, a la bendita memoria de las siguientes personas Z”L
HOMBRES

Alberto Yesurun (Z”L)
Alejandro Levy Misraji
Bernardo Nudman Guendelman (Z”L)
Boris Portnoy P. (Z”L)
David Jana Levy (Z”L)
Isaac Alfredo Arueste Albala (Z”L)
Isaac Pesso Farachi (Z”L)
Ivan Juan Bogdamic Bassi (Z”L)
Leonardo José Batikoff Leibovici
Mahir Hasson Kalderon (Z”L)
Roberto Pagani Lady
Sidney Paul Sherling Jeffy

  MUJERES

Aida Isabel Heller Cohen (Z”L)
Dorita Markelevich Ligumsky de Kohan (Z”L)
Rebeca Schenker Ghilvatti de Arinovichi (Z”L)
Vida Crispin de Couriel (Z”L)
Matilde Geni De Cohen (Z”L)


Descansen sus almas en Gan Eden .ת.נ.צ.ב.ה
 
El próximo Viernes 13 y Sábado 14 de Enero 2017: 16 al 22 Tevet
dedicaremos el Kadish de duelo, a la bendita memoria de las siguientes personas Z”L
HOMBRES

Abraham Alberto Dvash Crespi (Z”L)
Abraham Ruben Klerman Vera (Z”L)
José Navarro Avayú (Z”L)
José Testa Bissorda (Z”L)
Marcos Abaud Calomitty (Z”L)
Nahman Betsalel Levy (Z”L)
Nissim Ades (Z”L)
Norberto Vogel Jakob (Z”L)
Salomon Ergas Navón (Z”L)
Sprince Morgenstern Buckbinko (Z”L)

  MUJERES

Amelia Leiva de Cañas (Z”L)
Berta Gewerc Rosenberg (Z”L)
Catalina Cohen Najum de Betsalel (Z”L)
Erika Ruth Gabai Weil (Z”L)
Julia Estrugo de Sabah (Z”L)
Luisa Cazes Sadi de Jaches (Z”L)
Luisa Zuñiga Sanhueza de Perez (Z”L)
Nelly Rebeca Abodovsky Guiser (Z”L)
Raquel Albala Albala de Uziel (Z”L)
Regina Luisa Chame Israel (Z”L)
Rina Levi de Narvaez (Z”L)

Descansen sus almas en Gan Eden .ת.נ.צ.ב.ה
LEILUI NISHMAT
Para honrar la memoria de un ser querido se acostumbra hacer tzedaká a los más necesitados u ofrecer un kidush comunitario, en Kabalat Shabat o en Shajarit de Shabat.
Si estás interesado en hacerlo o deseas informarte al respecto, por favor contáctate al tel 222 020 330 anexo 200/300 o contacto@sefaradies.cl
CIS Comunidad Israelita Sefaradí, Av. Las Condes 8361 222 02 03 30 contacto@sefaradies.cl

 

>>> ampliar imagen
 
Campaña de actualización de datos de socios y amigos
de la Comunidad Sefaradí.



Esta información será utilizada sólo en la base de datos de nuestra Comunidad para así estar presentes en los momentos más importantes de tu vida y darte una mejor calidad de servicio a ti y a tus seres queridos. Envíanos la información a:

contacto@sefaradies.cl


Actualiza tus datos on-line

>>>AQUÍ
 
 

Si sabes de alguien que no está recibiendo el jadashot envíanos sus datos a contacto@sefaradies.cl
 
Jevra Kadisha
 
 
 
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player